HECHOS DE LOS APÓSTOLES – Capítulo 1

HECHOS DE LOS APÓSTOLES

12345678910.

 1112131415161718.

 19202122232425262728.

Capítulo 1

1 En mi primer Libro, querido Teófilo, me referí a todo lo que hizo y enseñó Jesús, desde el comienzo,

2 hasta el día en que subió al cielo, después de haber dado, por medio del Espíritu Santo, sus últimas instrucciones a los Apóstoles que había elegido.

3 Después de su Pasión, Jesús se manifestó a ellos dándoles numerosas pruebas de que vivía, y durante cuarenta días se le apareció y les habló del Reino de Dios.

4 En una ocasión, mientras estaba comiendo con ellos, les recomendó que no se alejaran de Jerusalén y esperaran la promesa del Padre: «La promesa, les dijo, que yo les he anunciado.

5 Porque Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo, dentro de pocos días».

6 Los que estaban reunidos le preguntaron: «Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?».

7 El les respondió: «No les corresponde a ustedes conocer el tiempo y el momento que el Padre ha establecido con su propia autoridad.

8 Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra».

9 Dicho esto, los Apóstoles lo vieron elevarse, y una nube lo ocultó de la vista de ellos.

10 Como permanecían con la mirada puesta en el cielo mientras Jesús subía, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco,

11 que les dijeron: «Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir».

12 Los Apóstoles regresaron entonces del monte de los Olivos a Jerusalén: la distancia entre ambos sitios es la que está permitida recorrer en día sábado.

13 Cuando llegaron a la ciudad, subieron a la sala donde solían reunirse. Eran Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé, Mateo, Santiago, hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas, hijo de Santiago.

14 Todos ellos, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.

15 Uno de esos días, Pedro se puso de pie en medio de los hermanos –los que estaban reunidos eran alrededor de ciento veinte personas– y dijo:

16 «Hermanos, era necesario que se cumpliera la Escritura en la que el Espíritu Santo, por boca de David, habla de Judas, que fue el jefe de los que apresaron a Jesús.

17 El era uno de los nuestros y había recibido su parte en nuestro ministerio.

18 Pero después de haber comprado un campo con el precio de su crimen, cayó de cabeza, y su cuerpo se abrió, dispersándose sus entrañas.

19 El hecho fue tan conocido por todos los habitantes de Jerusalén, que ese campo fue llamado en su idioma Hacéldama, que quiere decir: «Campo de sangre».

20 En el libro de los Salmos está escrito: Que su casa quede desierta y nadie la habite. Y más adelante: Que otro ocupe su cargo.

21 Es necesario que uno de los que han estado en nuestra compañía durante todo el tiempo que el Señor Jesús permaneció con nosotros,

22 desde el bautismo de Juan hasta el día de la ascensión, sea constituido junto con nosotros testigo de su resurrección».

23 Se propusieron dos: José, llamado Barsabás, de sobrenombre el Justo, y Matías.

24 Y oraron así: «Señor, tú que conoces los corazones de todos, muéstranos a cuál de los dos elegiste

25 para desempeñar el ministerio del apostolado, dejado por Judas al irse al lugar que le correspondía».

26 Echaron suertes, y la elección cayó sobre Matías, que fue agregado a los once Apóstoles.

HECHOS DE LOS APÓSTOLES

12345678910.

 1112131415161718.

 19202122232425262728.

ANTIGUO TESTAMENTO 

  EVANGELIOS  

  NUEVO TESTAMENTO

BIBLE – NEW TESTAMENT


The Gospels


Saint Matthew  –  Saint Mark  

Saint Luke  –  Saint John

Acts

New Testament Letters


Romans  –  1 Corinthians  

2 Corinthians –   Galatians  

Ephesians  –  Philippians  

Colossians  

1 Thessalonians

 2 Thessalonians  

1 Timothy  –  2 Timothy  

Titus  –  Philemon  

Hebrews

The Catholic Letters


James – 1 Peter – 2 Peter  

1 John – 2 John – 3 John  

Jude – Revelation

OLD TESTAMENT  

THE GOSPELS  

NEW  TESTAMENT 

 

OLD TESTAMENT  – THE GOSPELS NEW  TESTAMENT 

LATÍN

  VETUS TESTAMENTUM

 Liber Genesis – Liber Exodus – Liber Leviticus – Liber Numeri – Liber Deuteronomii – Liber Iosue – Liber Iudicum – Liber Ruth – Liber I Samuelis – Liber II Samuelis – Liber I Regum – Liber II Regum – Liber I Paralipomenon – Liber II Paralipomenon – Liber Esdrae – Liber Nehemiae – Liber Thobis – Liber Iudith – Liber Esther – Liber Iob – Liber Psalmorum – Liber Proverbiorum – Liber Ecclesiastes – Canticum Canticorum – Liber Sapientiae – Liber Ecclesiasticus – Liber Isaiae – Liber Ieremiae – Lamentationes – Liber Baruch – Prophetia Ezechielis – Prophetia Danielis – Prophetia Osee – Prophetia Ioel – Prophetia A – os – Prophetia Abdiae – Prophetia Ionae – Prophetia Michaeae – Prophetia Nahum – Prophetia Habacuc – Prophetia Sophoniae – Prophetia Aggaei – Prophetia Zachariae – Prophetia Malachiae – Liber I Maccabaeorum – Liber II Maccabaeorum

NOVUM TESTAMENTUM

Evangelium secundum Matthaeum – Evangelium secundum Marcum – Evangelium secundum Lucam – Evangelium secundum Ioannem 

Actus Apostolorum – Epistula ad Romanos – Epistula I ad Corinthios – Epistula II ad Corinthios – Epistula ad Galatas – Epistula ad Ephesios – Epistula ad Philippenses – Epistula ad Colossenses – Epistula I ad Thessalonicenses – Epistula II ad Thessalonicenses – Epistula I ad Timotheum – Epistula II ad Timotheum – Epistula ad Titum – Epistulam ad Philemonem – Epistula ad Hebraeos – Epistula Iacobi – Epistula I Petri – Epistula II Petri – Epistula I Ioannis – Epistula II Ioannis – Epistula III Ioannis – Epistula Iudae – Apocalypsis Ioannis

OLD TESTAMENT 

THE GOSPELS

NEW  TESTAMENT 

 

10/2/2019 – Domingo de la 5ª semana de Tiempo Ordinario. – Lecturas y santos del día

[:es] 

10/2/2019 –Domingo de la 5ª semana de Tiempo Ordinario.

PRIMERA LECTURA


Aquí estoy, mándame

Lectura del libro de Isaías 6, 1-2a. 3-8

El año de la muerte del rey Ozías, vi al Señor sentado sobre un trono alto y excelso: la orla de su manto llenaba el templo.

Junto a él estaban los serafines, y se gritaban uno a otro, diciendo:

« ¡Santo, santo, santo es el Señor del universo, llena está la tierra de su gloria!»

Temblaban las jambas y los umbrales al clamor de su voz, y el templo estaba lleno de humo.

Yo dije:

«¡Ay de mi, estoy perdido! Yo, hombre de labios impuros, que habito en medio de gente de labios impuros, he visto con mis ojos al Rey y Señor del universo».

Uno de los seres de fuego voló hacia mí con un ascua en la mano, que había tomado del altar con unas tenazas; la aplicó a mi boca y me dijo:

«Al tocar esto tus labios, ha desaparecido tu culpa, está perdonado tu pecado».

Entonces, escuché la voz del Señor, que decía:

«¿A quién enviaré? ¿Y quién irá por nosotros?»

Contesté:

«Aquí estoy, mándame».

Palabra de Dios

Salmo: Sal 137, 1-2a. 2bc-3. 4-5. 7c-8

R. Delante de los ángeles tañeré para ti, Señor.

Te doy gracias, Señor, de todo corazón;
porque escuchaste las palabras de mi boca;
delante de los ángeles tañeré para ti,
me postraré hacia tu santuario. R.

Daré gracias a tu nombre:
por tu misericordia y tu lealtad,
porque tu promesa supera a tu fama.
Cuando te invoqué, me escuchaste,
acreciste el valor en mi alma. R.

Que te den gracias, Señor, los reyes de la tierra,
al escuchar el oráculo de tu boca;
canten los caminos del Señor,
porque la gloria del Señor es grande. R.

Tu derecha me salva.
El Señor completará sus favores conmigo:
Señor, tu misericordia es eterna,
no abandones la obra de tus manos. R.

SEGUNDA LECTURA 

Predicamos así; y así lo creísteis vosotros

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 15, 1-11

Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os anuncié y que vosotros aceptasteis, en el que además estáis fundados, y que os está salvando, si os mantenéis en la palabra que os anunciamos; de lo contrario, creísteis en vano.

Porque yo os transmití, en primer lugar, lo que también yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; y que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; y que se le apareció a Cefas y más tarde a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos juntos, la mayoría de los cuales vive todavía, otros han muerto; después se le apareció a Santiago, más tarde a todos los apóstoles; por último, como a un aborto, se me apareció también a mí.

Porque yo soy el menor de los apóstoles y no soy digno de ser llamado apóstol, porque he perseguido a la Iglesia de Dios.

Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no se ha frustrado en mí. Antes bien, he trabajado más que todos ellos. Aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios conmigo. Pues bien; tanto yo como ellos predicamos así, y así lo creísteis vosotros.

Palabra de Dios

Aleluya

R. Aleluya, aleluya, aleluya

Venid en pos de mí – dice el Señor -,
y os haré pescadores de hombres. R.

EVANGELIO

  

Dejándolo todo, lo siguieron

Lectura del santo evangelio según san Lucas 5, 1 -11

En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la palabra de Dios. Estando él de pie junto al lago de Genesaret, vio dos barcas que estaban en la orilla; los pescadores, que habían desembarcado, estaban lavando las redes.

Subiendo a una de las barcas, que era la de Simón, le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente.

Cuando acabó de hablar, dijo a Simón:

«Rema mar adentro, y echad vuestras redes para la pesca».

Respondió Simón y dijo:

«Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes».

Y, puestos a la obra, hicieron una redada tan grande de peces que las redes comenzaban a reventarse. Entonces hicieron señas a los compañeros, que estaban en la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Vinieron y llenaron las dos barcas, hasta el punto de que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús diciendo:

«Señor, apártate de mí, que soy un hombre pecador».

Y es que el estupor se había apoderado de él y de los que estaban con él, por la redada de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón.

Jesús dijo a Simón:

«No temas; desde ahora serás pescador de hombres».

Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

Palabra del Señor

 

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS CAPÍTULO 5 

LUKE CHAPTER  5

LUKE CHAPTER 5

Evangelium secundum Lucam 

VANGELO SECONDO LUCA CAPITOLO 5

Escolástica, virgen (c. a. 480-543)

FUENTE DE LOS TEXTOS:

 

 [:]